Skip to main content

Posts

Showing posts from June, 2006

Destino Serenidad

Voy a volver, lo sé.
Voy a poner dos libros en mi mochila, mi música, una hoja en blanco, dos biromes y una muda de ropa. Quizás lleve una foto también.
Así compraré un pasaje corto y barato hasta ningún lado bien adentro de la Provincia de Buenos Aires. Lo que siempre quisimos hacer, es hora de hacerlo.
Tengo 23 años. En el último mes no escribí más de seis lineas, no leí más de un capitulo y te besé solo dos noches.
Me ocupé de la responsabilidad. Del que dicen que seré. Rendí y trabajé.

Es hora de tomar un respiro. No hace falta Estocolmo para ser feliz.
El que quiera venir que venga. Ya saben donde me encuentran.

Agua que no has de beber..

Hoy aprendí a arreglar la mochila del hinodoro. Y me dije: "muchas derivadas e integrales Andrés pero no sabés como mierda sale el agua por ese puto lugar." Entonces me enojé conmigo mismo y en media hora resolví el engima. Al finalizar me sentí auto-realizado.

Esas son las verdaderas satisfacciones. Qué va!

Fifteen forever

Te esperé en el bar como antes.
Caminé en la noche y me senté a leer, a esperarte sin horario fijo. Como hacíamos antes, te acordás??

Viniste y te miré como las primeras cita, cuando te regalé Todos los fuegos. Vos también me sonreiste con la misma alegría como cuando nos decían que teníamos hora libre.

Decidí dejar los problemas en mi casa y verte de nuevo, en la calle tierra neutral. Y nos escondimos a las dos de la mañana entre Planes. El arte de encontrar el escalón justo y la sombra perfecta.

Me gritaste "sale una vieja boludo" y los dos hechamos a correr. Correr por Caballito a las dos de la mañana es lo más parecido a la libertad. A esa hora no hay semáforos ni gente a quién esquibar. En casa no te espera nadie despierto y tampoco se te hace tarde para ir a trabajar. Las calles pierden su identidad, el bar de la esquina está cerrado y nadie hace cola en la puerta de los bancos. Todo es pacífico, hermoso.

La locura de la ciudad también duerme a esa hora y nadie se apresura …

Te vi

Te vi a la altura de Rivadavia y Rivera Indarte. Yo iba en el colectivo 1. Vos, como resumen de nuestro destino, viajabas sentada en el 2. Yo pensaba en varias cosas simultaneamente como suelo hacer. La primera era "Donde meten la tierra del tunel del futuro subte A?". La segunda era "Que estaría haciendo en ese momento exacto el subcomandante Marcos?". Luego me acordé de un amigo de Flores que no veía hace mucho pero el pensamiento no pasó de una cuadra y media y justo a la altura de un Mc Donnalds me olvidé de él y te ví por segunda vez.

Cuantas veces se podrían poner a la par dos colectivos en veinte cuadras? Ya iban dos y era mucho. Tenía opciones vagas y poco realizables en una ciudad como ésta, aunque ya tenía tu mirada, tu atención y sabías de mi existencia.

Sabía que lanzar un papelito por la ventana no era la forma. Bajarme y subir al tuyo me espantaba de vergüenza. Apenás atine a levantar las cejas y vos, como devolviendo el vago mensaje, hiciste lo mismo.
N…