Un milka en mi noche

Saturday, September 30, 2006

Únicas

Ayer, luego de encontrarme en la calle con una muchacha, supe que las ex novias no son aquellas con las que salimos un periodo prolongado de tiempo, sino las que generan un poder sísmico en cada uno de los abrazos.

Monday, September 25, 2006

Ahora

Y ahora, que pinto percheros de madera y recorro el barrio como nene en la juguetería.
Ahora que entro a los bazares mirando copas, y las sueño, allí en mi cocina y en su boca.
Ahora que puedo sentarme en cualquier bar sin mirar la puerta y esperar que entres por casualidad.
Ahora que vivo, con ellos, conmigo, con mi cuarto y mi terraza.

Ahora, que vivo en Boedo, que tomo el 115 y dejé Paternal.

Desde el otro lado de la Avenida Rivadavia todo es distinto. Las calles, cambian de nombre, solo para hacerse un poco más anónimas. Y yo digo: "Que se sepa", que Bulnes es Boedo, que Pringles es Mármol y que Medrano es nada menos que Castro Barros, mi casa.

El sábado 16 de septiembre dejé la casa de mis padres en un flete. En ese flete, iba yo, iba él e iba el que seré.
Ahora vivo en una casa grande, linda, con terraza, con dos amigos y proximamente una muchacha.

Ahora que camino por Boedo a las diez de la mañana, puedo decir, que me siento muy feliz.

Monday, September 11, 2006

Viajando voy silbando..

Es preferible viajar parado que sentarse en el primer asiento acechado por señoras que te psicopatean con la mirada.

Wednesday, September 06, 2006

Cerca de mi

Elegir el lugar donde almorzar y polulear por tres horas no es una tarea menor ni sencilla. Allí se establecerá nuestra casa por los próximos momentos, y lo que es más importante, se sentará allí nuestra musa inspiradora.

Martes 13 pm.
Esquina: San Juan y Boedo.
Opciones:

- Bar grande de la esquina.
- Bar/cantina de esas que dicen minutas en el vidrio o tienen un toldo viejo de Pepsi.

Sale la cantina. Me siento. Pregunto, "que hay para comer?", y el mozo (de esos que la sonrisa parece haberse borrado después de 30 años de servicio) me dice...

- Y.. hoy es 29..
- Dale, vamos con los ñoquis.
- Vas a ver que estos ñoquis no los probaste en ningún lado...

Ya está. Quienes me leen habitualmente saben que esas cosas me convencen muy facilmente.
Para no ser menos (que la situación) acompañé los ñoquis con un 1/4 de vino de la casa.

Y allí estaba yo. Ñoquis, vino, sol, hoja en blanco, libro, San Juan y Boedo.
Boedo, era un momento muy Boedo.

A la cita se unieron Milan Kundera y su insoportable levedad y por supuesto, Milka, quien pule y ordena estas palabras.

Gracias chicos, hoy me siento un poco más cerca de mi..