Un milka en mi noche

Wednesday, December 30, 2009

30 de Diciembre

Hoy es 30 de diciembre y es la última noche del año. Estoy pensando en el 2009. Creo que este año me focalicé en dos cosas: en intentar escribir mejor y en estar con ella. Pero como dice la susodicha, "los ensayos son cortos" y es cierto, salimos al escenario asi sin más, con lo hecho y lo puesto, hacemos lo que podemos, y las cosas salen como vaya a saber quien quiere. Y está bien que sea así.

Hoy es 30 de diciembre y tengo una habitación con una ventana alta en mi espalda, una cama grande deshecha y un mensaje desde el recital de Lebrero que me avisa que está tocando la canción que tanto me gusta. Tengo un vaso de cerveza sobre el escritorio y Lisandro Aristimuño en el parlante.

Hoy es 30 de diciembre. Me doy cuenta de la inmensidad de la fecha y vuelvo a tomar cerveza. Creo que estoy a punto caramelo para agarrar la bicicleta, salir por la ciudad y pedalear.
Pedalear bien fuerte, que se viene el 2010, y no es poca cosa.

Tuesday, December 29, 2009

En el valle

Escuché un disco entero de Rata Blanca y me gustó.
Estoy preocupado.

Sunday, December 20, 2009

La mujer que yo quiero

La mujer que me gusta vive sola en Almagro. En un primer piso por escalera. Cuando se corta la luz (que pasa muy a menudo en el barrio) tiene un refugio en el bar de la esquina de Guardia Vieja que por la distribución de las usinas y otras yerbas toma la electricidad de la paralela dejando al local inmune de cortes.
Otras noches se escapa a la medianoche para terminar de corregir unos trabajos o escribir algo en su mac 2005 que guardará en alguna carpeta llamada "escritos inconclusos". Al volver camina cantando alguna canción rara que sólo ella conoce.

Estudió sociología y aprendió a tocar un instrumento a los veinte años. Ahora tiene algunos más y no ve con desdeño el paso del tiempo sino todo lo contrario. Cuando le hablo de que a mi me asusta un poco el tiempo y su andar, me responde que cada año es un libro para colorear y que es más lindo si lo hacemos juntos. Me gusta esa respuesta.

Los miércoles tiene su curso de teatro que asiste a rajatabla, sin importar los otros compromisos. Cuando termina va a comer con sus compañeros hasta las dos de la mañana pero me dice que la espere despierto que el teatro la llena de energía y se quiere desquitar conmigo. Yo la espero y ella se desquita.

Sus padres se separaron cuando tenía 12 años y ahora no está muy convencida de la idea del casamiento. Y como me gusta molestarla le digo con tono burlón que qué lástima porque yo quería casarme en el salón del Alvear con mi tía Estela en la primera fila de mesas y un gran trencito carioca. Ella se enoja y me dice "Estás loco Andressss".

Piensa que la política sirve de algo pero no sabe de qué, no entiende nada de calles y es capaz de perderse en su propio barrio, no le gusta el arroz porque dice que es como comer pasto y aunque no lo quiera admitir es más linda sin maquillaje.

Sunday, December 13, 2009

La divina comedia

No, tendrías que haber estado. No es porque todos los hombres pensemos que el "novio de" es un gil, pero mamita! no te miento.

Era una mesa de seis, quizás de siete. La chica de la que te hablo es muy linda y bastante (bastante está bien hoy en día) copada. El novio se le sentó al lado ladito. Yo estaba exactamente enfrente convirtiéndome en testigo de todo lo que te cuento. La charla grupal era rutinaria sin fuertes subrayados. El novio de ella sin embargo brillaba por sus intervenciones pelotudas, chistes obvios y pequeñas escenas de celo que, por la disposición de la mesa pude ver entre tanto y tanto.

Luego en el baño un amigo me confirmaría por iniciativa propia su sensación de la pareja;

- Viste lo ímbecil que es ese pibe?
- Sí, lo ví perfectamente. Le dije.
- Uno se lastra toda la Divina Comedia en los dos idiomas para que el chabón este diga cuando pasa un patrullero "Te vinieron a buscar Marcela". La puta que lo parió.
- Sí.. Me parece que tenemos que leer menos Dante.

Y yo salí del bar pensado. Pensando que debería reflexionar menos, dejar de escribir boludeces y decir más chistes pelotudos, y quizás así me iría mejor.

Friday, December 04, 2009

Tomás Lebrero

Encontré la canción más linda del mundo.
Es cuestión de bajarla y escucharla tres veces.