Un milka en mi noche

Friday, February 18, 2011

Quilpo

Me detengo a la orilla del rio Quilpo. Del otro lado estás vos. Inicio la empresa: me arremango el jean gastado y me saco las all star arruinadas por los kilómetros que recorrí para llegar a tu costa de abrazos.

Te pego un grito de aquellos, como cuando te pregunté desde la calle al balcón de qué gustos querías las empanadas. "Esas aventuras no son para una nicaragua somnolienta", me respondiste luego enamorándome.

Comienzo la travesía, pies frios y mirada tenúe. El río me arrastra, tu amor no llega, el agua me sumerge, la piedra me golpea, tu beso me rescata.