Un milka en mi noche

Friday, December 09, 2011

Ficciones

Su mirada se empañó de poesía y yo le ofrecí mi mano extendida para que escriba lo que quisiera. La ví balancerse por un instante y al caer en la cuenta de la gravedad de lo inminente tiré, arrepentido, mi humanidad a la banquina y retiré lo dicho volcando un vaso sobre el patio atiborrado de hologramas.

Luego la vieja parodia de los viejos conocidos, los cuentos obligados y la visual de los besos estorbados.
Sobre el amanecer, entre rumbas y timbales le suspiré que vuelva. Aunque sea por un ratito..