Un milka en mi noche

Friday, January 01, 2016

Noche de luna

Tira de asado y vino tinto. Asi de simple le gustaba a ella los asados y esa noche no fue la excepción. Pusimos música en la terraza y bailó como siempre resplandeciente sobre el deck.
El tinto tomó su color y las risas se hicieron caricias. La noche era suya y lo sabía.
El amor se pone nítido con el tinto, te muestra cómo un oráculo a quien querés y a quien extrañás, el vino no miente.
Entre trago y trago, ella, perspicás, puso la mirada en punto fijo. 
En qué pensás, pregunté risueño.
- Ese globo terraqueo.. el mundo.. es tan amplio.. (divagues). 
- Quién te lo regaló? (ningún divague)

El mundo, ese mundo, y otros más, encima. Pensé en ella, en ese amor de hace tres años.
Una pequeña, respondí, y cambié torpemente de tema.

Pero era tarde, como siempre.
El vino se hizo carne, el viento polvo y el llanto adentro oscureció todo.