El Aguante

Aguante los que le ceden el paso al peatón. Los que renuncian a sus trabajos para emprender.
Los que tiran los 
papeles en el tacho de basura.
Aguante los músicos que tocan en bares.
Los estudiantes de teatro.
Los que se acostaron a cualquier hora porque 
se quedaron leyendo.
Los que salen con sus amigos aunque llueva. Los que te invitan una cerveza.
Los que van a las marchas con 
convicción.
Aguante los que escriben.
Los que mandan cien mails para que se les abra una puerta.
Los que piensan que el amor no es posesión.
Los que viajan solos. Los que compran un vuelo de promoción con el celular desde el colectivo.
Los que se levantan antes que amanezca.
Los que ponen la casa. Los que se ofrecen como asadores.
Los que pueden sentarse en el bar sin poner el teléfono en la mesa.
Los que se animan a convivir.
Los que fabrican cerveza artesanal, esos también, aguante los clichés, por qué no?
Aguante Europa en verano. La bicicleta en primavera. La cama en invierno. Los planes improvisados.
Aguante los que terminan las carreras. Los grupos de estudio. Los churros con dulce de leche. Los que tienen una huerta en el balcón. Las sonrisas que te cambian los días. Las miradas que te cambian la vida.
Aguante el mate a la mañana. El chocolate a la noche. Los viejos vagones del subte A.
Aguante Montevideo. El riff de Motorpsico. La gente que se ríe sola en la calle.
Aguante los comerciantes que te avisan si les pagaste de más. El bar Rivas. Ver la ruta pasar por la ventanilla de un auto.
Los que todavía creen.

Seré

Soñé que estaba detenido en la Mansión Seré. 
Una noche se acerca un oficial y me pregunta si manejaba bien eso del facebook. "Es que tenemos que difundir las actividades del centro, queremos que la gente sepa que éste es un centro moderno de corrección del pensamiento. ¿Vos podés hacerlo?" 
A la vez que me preguntaba, me señalaba una máquina de escribir oxidada, manchada con sangre.
Al arrimarme, sin opción, noté que en el carretel ya estaba puesta una hoja, con una frase. Decía "Avisen que estoy acá".

Notas de Viaje

Hoy es nuestro sexto día en París y todavía no nos cansamos de esta ciudad. Me despertaste como de costumbre a los besos y fuimos a termina...